Kontakt Contact

Los plásticos ocupan una gama de aplicaciones cada vez más amplia en nuestra vida diaria. Se usan en la industria química, en la fabricación de recipientes, aparatos y tuberías. No sólo se usan debido a su positiva relación calidad/precio, sino también por su elevada resistencia química y su maleabilidad. En estas áreas, se usan, sobre todo los plásticos polietileno (PE) y polipropileno (PP).

Los plásticos tienen múltiples ventajas frente a otros materiales. Para las áreas con riesgo de explosión, hay que contraponer a estas ventajas la propiedad de la no conductividad. Esta propiedad implica el peligro de una carga electrostática. Si los materiales así cargados se descargan generando chispas, pueden provocar explosiones en atmósferas explosivas, como p. ej. con mezclas de aire/disolventes, mezclas de aire/polvo. En tales aplicaciones no se usa este tipo de plásticos. Para poder aprovechar las ventajas de los plásticos como el polietileno o el polipropileno también en estas áreas, se les añaden tipos especiales de hollín, el denominado hollín de conductividad.

De este modo se eleva considerablemente la conductividad, o bien se reduce considerablemente la resistencia eléctrica. Con estas medidas se puede reducir la resistencia eléctrica de contacto de, p. ej. el PE de 10 16 ohmios a <10 6 ohmios. Los plásticos adquieren conductividad eléctrica. Si se ponen a tierra, se puede evitar con seguridad una descarga electrostática. Además de reducir la resistencia de contacto, la coloración en negro también supone una extraordinaria protección UV, como por ejemplo en el caso del polietileno con conductividad eléctrica (PE-EL).

Los plásticos con conductividad eléctrica de SIMONA AG, que ofrecen una resistencia de contacto <10 16, se pueden usar en aparatos y sistemas de protección sujetos a la directiva ATEX 2014/34/EC, si cuentan con la suficiente puesta a tierra. Una confirmación sobre el material se puede realizar mediante un certificado de pruebas de aceptación 3.1, y la aportación de una hoja de datos técnica.

Carga electrost á tica

Según EN 13463-1, se puede asumir que una carga electrostática se evita cuando la resistencia superficial es < = 109 ohmios.